Ciclistas conquistaron el desierto en Atacama Challenger 2016

Después de tres días y 168 kilómetros de pedaleo por el desierto, volcanes, quebradas y valles de San Pedro, solo 400 tenaces ciclistas (de un total de 500) lograron terminar el Atacama Challenger Mountainbike 2016, que además tuvo como flamantes campeones a los chilenos Gonzalo Aravena y Evelyn Muñoz.

“Tengo una satisfacción por conquistar la carrera en el desierto más árido del planeta. Quedé impresionado con las postales, son increíbles los paisajes que atravesamos en las 3 etapas”, dijo Aravena en la premiación. Y agregó que “fue muy duro física y mentalmente, para correr aquí hay que dominar el yo interior y seguir adelante”.

En la categoría mujeres, la actuación de la seleccionada chilena Evelyn Muñoz fue brillante y no pudo ser vencida por la argentina María Paula Varela y la colombiana Olga García. “Me sentí fuerte desde la primera etapa, sobre todo en la subida al Licancabur, ahí hice la diferencia. Es la primera vez que corro el Atacama Challenger y ha sido maravilloso”, confesó la vencedora.

Fernando Reeve, director de carrera del Atacama Challenger, agregó que durante tres días los competidores recorrieron tres nuevos circuitos desérticos con altitudes que oscilan entre los 2.400 y los 3.970 metros de altura por sobre el nivel del mar; lo que sumó más de 150 kilómetros aproximados de recorrido. “Desde una continua escalada vertical hacia la frontera andina, hasta etapas de terreno árido y rocoso que hacen sentir que pedaleas por el suelo de Marte. Algunos participantes del Cape Epic y Titan Desert describen esta carrera como la más dura de Sudamérica”, enfatizó.

La competencia partió con la primera etapa “Vertical Climb” de 33 km, carrera que se inició en el poblado de San Pedro de Atacama en dirección a la frontera de Argentina y Bolivia. La altura, la arena y continua pendiente fueron la prueba de fuego y todo un desafío hacia el imponente volcán Licancabur. Además, la jornada deportiva contó con otras etapas de extrema exigencia como los 80 kilómetros por el Valle de la Muerte y la Cordillera de la Sal, junto con los 45 kilómetros por el Valle de la Luna.

About The Author

Related posts