Chileno crea dispositivo inalámbrico para monitorear el embarazo.

Todo partió en un curso de emprendimiento e innovación de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la U. de Santiago. José Cárdenas (25), creador del dispositivo, cuenta que quería realizar un proyecto enfocado a la medicina y así comenzó a informarse sobre las nuevas tecnologías que lideraban en este campo. “El área de obstetricia fue la que más me llamó la atención porque no existían muchas herramientas para identificar problemas perinatales. por lo que comencé a investigar y di con una tecnología emergente de comunicación inalámbrica: “red de área corporal”. Así nació la idea de un wearable -dispositivos electrónicos que se incorporan a alguna parte del cuerpo- enfocado a resolver problemas perinatales”.

El Hubby se usa en el área abdominal de la embarazada a partir del quinto mes de gestación, ya que antes de ese periodo el corazón de la guagua es muy pequeño y la metodología no capta los latidos. Es similar a lo que hace el ultrasonido, cuenta Cárdenas, con la diferencia de que puede ser usado todo el día y envía las capturas de latido a una aplicación compatible con smartphones. Luego, un equipo médico de la empresa analiza los resultados y toma las medidas.

La idea también es que sea un predictor de anomalías, y es lo que estamos desarrollando en la primera versión. Además de dar tranquilidad a las mujeres por la complejidad del primer trimestre del embarazo, es muy necesario para embarazadas con condiciones de riesgo. El 29,1% de los embarazos son riesgosos cuando la mamá presenta hipertensión, obesidad, diabetes, problemas de asma o a la tiroides. Si hay algún riesgo para el feto o para la madre, es importante que se detecte luego”, dice Cárdenas.

Según la Guía Perinatal 2015 del Ministerio de Salud, entre el 2000 y 2012 la razón de mortalidad materna más alta se presenta por muertes obstétricas indirectas, que se asocian a problemas de salud preexistentes o aparecidos recientemente en la embarazada, con una tasa de 6,6 por 100 mil nacidos vivos.

Además, la mortalidad perinatal -muertes ocurridas a las 22 semanas de gestación y a los 27 días posteriores al nacimiento- tuvo una tasa de 9,4 por 1.000 nacidos vivos en 2012, cifra que proyecta un alza de 25% para 2020 según el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS). Según la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología, estas muertes se deben a malformaciones congénitas, la restricción del crecimiento intrauterino, la asfixia perinatal y bajo peso al nacer, entre otras.

Cárdenas explica que por lo general se pide a las embarazadas chequearse una vez al mes, y las que presentan embarazos de alto riesgo tres veces a la semana. Eso genera estrés y alto costo, señala. “El dispositivo busca extender lo que ya hay en el hospital y llevarlo a la casa para monitorear todo el tiempo”.

El telemonitoreo es una herramienta nueva y no hay pautas a seguir, menos en lo que se refiere al sistema de salud. “Vamos a proveer el servicio a través de la página web Hubbymed, a partir de febrero o marzo. Aún no tenemos definido el precio, pero será entre 20 mil y 50 mil pesos al mes. Además del dispositivo, se entrega el servicio profesional, y una vez que termina el embarazo se devuelve el aparato. La idea es que en un futuro pueda integrarse como servicio en clínicas y hospitales para que se pueda pagar con seguros médicos”, dice Cárdenas.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *