Niños: Por un verano divertido y sin accidentes

Los meses de vacaciones suponen un respiro para los pequeños de la casa. Con todo el día por delante hay múltiples actividades para divertirse en la playa, piscina, campo, etc. Sin embargo, es tiempo en que aumentan los accidentes infantiles, incluso llegándose a triplicar en esta época.
Según la OMS (organización mundial de salud) asfixias por inmersión son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo y suponen un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos y en Chile es la primera causa de muerte en mayores de un año.

Factores de Riesgo
Edad: Es uno de los principales factores de riesgo, vinculado en general a lapsos de inatención en la supervisión de un niño.
Acceso a agua: Los niños que viven cerca de puntos o cursos de agua al aire libre (acequias, estanques, canales de irrigación, piscinas) corren especial peligro.
El hecho de dejar a un lactante desatendido o con otro niño en la bañera o a proximidad del agua.
Consumo de alcohol cerca o dentro del agua.
Ciertas enfermedades, como la epilepsia.
¿Qué hacer en caso de accidente?
Mónica Gonzalez, enfermera coordinadora de urgencia de Clínica Avansalud, comenta que en forma práctica lo que se produce es que el agua ingresa a los pulmones y eso lleva una serie de afeccione que afectan tanto a los pulmones como también al sistema nervioso central.
Lo primero que se debe hacer cuando un niño sufre este tipo de accidente es sacarlo del agua y ponerlo en una superficie plana, es decir, en el suelo. No en una cama, colchoneta, etc. Además de eso despreocuparse de la ropa, sacársela o abrigarlo, ya que en eso se pierden segundos y minutos muy valiosos, explica Mónica Gonzalez.
Luego de eso debe estar en una posición acostado boca arriba y tratar de estimular al niño ya sea moviéndolo un poco y preguntar si está bien. En el caso de que no haya respuesta inmediatamente pedir asistencia médica (ambulancia).
Mientras llega la ambulancia, se comienza con la reanimación cardiopulmonar. Donde son cinco ciclos que consisten en 30 compresiones a nivel del tórax y dos ventilaciones boca-nariz. Y cuando el niño toce, es una buena señal y significa que la vía respiratoria se abrió.

Mónica Gonzalez, recomienda que tanto padres como familiares de los niños siempre estén atentos y en el caso de que sufran algún accidente, que la reanimación sea lo más próxima posible ya que de eso va a depender la sobrevida del niño o el adulto. Porque un 80% de los pacientes que sufren asfixia por inmersión llegan casi fallecidos a los centros hospitalarios, por lo que es primordial los primeros auxilios.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *