Ya es oficial: la NASA tiene un plan para destruir asteroides con armas nucleares

HAMMER son la siglas de Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response y es el fruto de la colaboración entre la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EEUU, la NASA y dos departamentos de energía de dos empresas armamentísticas de EEUU.

El plan es, por ahora, solo un proyecto, y la nave todavía no se ha construido. Los frutos de esa colaboración han sido publicados bajo un documento en el portal Acta Astronautica, publica BuzzFeed News.
El objetivo es hacer que la nave del HAMMER colisione contra el asteroide e introduzca en su interior una carga de 8,8 toneladas. El plan de la NASA se refiere a ella como ‘impactor’ y su objetivo sería hacerlo añicos. Eso en el caso de que el asteroide sea pequeño. De ser grande, la NASA y sus colaboradores planean que la HAMMER lleve consigo carga nuclear.

Lea más: Un asteroide “potencialmente peligroso” vuela hacia la Tierra (vídeo)

“Si el asteroide es suficientemente pequeño y lo detectamos a tiempo, podemos hacerlo con el ‘impactor’, ha dicho el físico David Dearborn, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de EEUU, a BuzzFeed News. Pero añade que la carga “no es tan flexible” como la opción nuclear cuando lo que se pretende es modificar la velocidad de un cuerpo cuando no sobra el tiempo.

De ahí que los científicos hayan aceptado, tras décadas resistiéndose a confirmarlo, que la opción nuclear está sobre la mesa y que es una opción realista. Solo en caso de que se den cuenta demasiado tarde de que el cuerpo viene directo a nosotros. Los mismos científicos hacen hincapié en que solo un tercio de los asteroides que pululan cerca de la Tierra y que miden más de 140 metros están controlados. De ahí que destaquen que la opción nuclear está sobre la mesa si las otras dos terceras partes no se detectan a tiempo.

No sería la primera vez que a la NASA se le escapa un asteroide. El 2017 VL2. Pasó a una distancia de la Tierra inferior a la de la Luna el 9 de noviembre de 2017 y la agencia espacial se dio cuenta cuando ya nos había rozado. En 2017 fueron ya 48 los cuerpos celestes que nos visitaron a menos de una distancia lunar.

Máxime cuando Bennu, un asteroide de 503 metros de ancho y unos 60 millones de toneladas, habita nuestro sistema solar en una órbita circular con la Tierra. Su impacto provocaría una explosión de 1,15 gigatones de energía. Unas 23 veces más potente que la última bomba de hidrógeno. Del peligro que representa Bennu se hacen eco los propios responsables de HAMMER. Existe una posibilidad entre 2.700 de que colisione con la Tierra el 21 de septiembre de 2135.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *