Critican abandono del muelle salitrero Melbourne Clark en Antofagasta

Completamente abandonado y a la deriva se encuentra el muelle salitrero Melbourne Clark, conocido por los antofagastinos como el muelle histórico, una pieza clave en la historia portuaria de la ciudad.

Descuido de sus instalaciones, basura, vagabundos y la entrada cerrada con candados, van dando forma a una postal poco atractiva para turistas que llegan a Antofagasta buscando conocer sobre los tiempos de gloria del salitre.

Un viejo muelle que en su larga data de 146 años ha reunido tantas historias, pero nunca una como la del eterno pinponeo de su administración desde la remodelación realizada en el 2015. Situación que hoy tiene a este monumento nacional abandonado en el medio de una ciudad que crece.

El empresario del turismo marino, Samir Nadgar, conoce bien la trayectoria del Melbourne Clark, nos cuenta que no hace mucho en el día del patrimonio, esta estructura de 198 metros de largo estuvo cerrada, señalando que al parecer nadie quiso abrirlo.

Nos muestra fotos de cómo gente en situación de calle ha ocupado las casetas como dormitorio, recintos alguna vez destinados para seguridad. Así como también, la acumulación de basura en distintos lugares del muelle.

Situación que también preocupa al historiador del museo regional, Héctor Ardiles. Para él, restringir el ingreso a lugares con tanta memoria como éste, afecta directamente a la siempre esquiva identidad ciudadana.

Cierre con cadenas y vallas papales que genera molestia entre turistas y locales, sobre todo por la pérdida de un este espacio con alto potencial turístico.

Por su parte el concejal Camilo Kong, autodeclarado amante del patrimonio de Antofagasta,  dice que la responsabilidad del eterno pinponeo de saber quién se hace cargo de este monumento nacional recae directamente en el Gobierno Regional y su intención de externalizar su administración.

Por las condiciones en las que se encuentra hoy el antiguo muelle, pareciera que poco importa a la autoridad la historia local y su domicilio, dejando que el paso del tiempo haga lo suyo deteriorando aún más el vestigio más antiguo de Antofagasta.

About The Author

Related posts